¿QUÉ CUBRE UN SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL EN UNA EMPRESA?

Durante el desarrollo de la actividad laboral pueden ocasionarse incidentes que causen daños en el patrimonio de otras personas o empresas, es entonces cuando entra en juego la Responsabilidad Civil empresarial, que podemos definir como la obligación por parte del causante de restituir los daños materiales, físicos o inmateriales producidos a terceros durante su actividad profesional.

MÁS INFORMACIÓN

 

¿Por qué un seguro Responsabilidad Civil para tu empresa?

Aunque en nuestro entorno profesional desarrollemos las mejores prácticas y tomemos todas las medidas de seguridad obligatorias y necesarias es prácticamente imposible controlar todas las casuísticas a las que se enfrentan una empresa o un profesional autónomo. Nadie está exento de incurrir por acción, omisión o negligencia en daños de diversa gravedad contra terceros.

En caso de incurrir en algún tipo de incidente, será el causante del mismo, el sujeto responsable de cubrir los daños provocados, siendo su patrimonio el aval para responder como garantía. Para evitar riesgos que puedan ocasionar perjuicios contra el patrimonio de la empresa y sus responsables o del profesional autónomo, surgen los seguros de Responsabilidad Civil Profesional, cuyas coberturas están especialmente diseñadas para proteger el patrimonio de los profesionales y el de sus empresas.

Los seguros de Responsabilidad Civil son una herramienta que garantiza la tranquilidad de profesionales y empresas, ya que otorgan seguridad, no solo a los bienes de la empresa y a sus responsables, sino también a sus empleados.

 

¿Es obligatorio el seguro de Responsabilidad Civil para empresas?

Debemos decir que los seguros de Responsabilidad Civil profesional no son obligatorios para todas las actividades, pero sí muy recomendables, ya que como exponíamos anteriormente, este seguro garantiza la tranquilidad frente a posibles accidentes profesionales.

Las actividades profesionales que sí tienen la obligatoriedad de contratar un seguro de Responsabilidad Civil están tipificadas en el Código Civil y hacen referencia tanto a empresas, como a trabajadores por cuenta propia.

Entre los profesionales que están obligados a contratar este tipo de garantías para ejercer se encuentran las siguientes actividades:

  • Profesionales que ejercen su actividad en el sector sanitario
  • Corredores de seguros.
  • Técnicos y empresas que se encargan al mantenimiento de ascensores.
  • Empresas del sector del ocio y espectá
  • Instalaciones donde se realizan actividades deportivas.
  • Transporte público y escuelas.
  • Hostelería y Restauración.
  • Agencias de viajes

Por otro lado, frente a la duda de su una póliza de empresa cubre a sus empleados, por lo general, las pólizas de seguros contratadas por una empresa cubren fundamentalmente a la persona jurídica, dando cobertura a los empleados solamente en determinados casos. Por tanto, se trata de una póliza diseñada para proteger el patrimonio de la empresa, no al profesional de la misma.

En ocasiones, puede incurrirse en un error al pensar que la póliza de Responsabilidad Civil contratada por la empresa cubre a los empleados en particular, ya que las pólizas se calculan y se emiten dependiendo de los intereses y de los capitales asegurador por el tomador de la misma. Cada póliza tiene un objetivo; que, en ocasiones, no coincide con los intereses de ambas partes. Sus capitales, coberturas y límites están determinados en base a ese objetivo. Por ello, si un trabajador quiere quedar totalmente protegido frente a posibles daños ocasionados a terceros, tendrá que contratar su propia póliza de Responsabilidad Civil.

 

¿Qué cubre el seguro de Responsabilidad Civil para empresas?

Dependiendo de la actividad profesional que quiera garantizar una empresa, las coberturas opcionales podrán variar dependiendo de las necesidades de cada profesión. En cuanto a las coberturas básicas de un seguro de Responsabilidad Civil para empresas y autónomos, encontramos las siguientes:

  • Responsabilidad Civil profesional. Esta cobertura protege el patrimonio del asegurado frente a reclamaciones por daños o perjuicios a terceros, ocasionados en el desempeño de su actividad profesional.
  • Defensa jurídica y finanzas. A través de este epígrafe las compañías de seguros garantizan la protección legal y la constitución de las fianzas exigidas, si la reclamación deriva en un procedimiento judicial.
  • Daños producidos en documentos. Podemos definir esta cobertura como la responsabilidad por daños materiales, pérdida o extravío que puedan sufrir los expedientes o documentos que se encuentren en poder del asegurado para el desarrollo de la actividad.

Además de estas garantías, los seguros de Responsabilidad Civil empresas, pueden incluir coberturas adicionales que las compañías o profesionales tomadores pueden negociar con su compañía de seguros en el caso de que sea necesario. Algunas de estas coberturas adicionales son:

  • Responsabilidad Civil de explotación. Es la garantía que cubre los daños a terceros, ocasionados por la estructura empresarial durante el ejercicio de las actividades que le son propias.
  • Responsabilidad Civil locativa. Esta cobertura facilita la reposición de daños frente a la reclamación del propietario del local por los daños ocasionados durante su alquiler por el asegurado.
  • Responsabilidad Civil patronal.  En este caso el seguro cubre el pago de indemnizaciones exigidas al asegurado por los trabajadores como civilmente responsable por los daños que, a causa de accidentes de trabajo, sufran los trabajadores.
  • Infidelidad de los empleados. Con frecuencia un empleado puede intentar causar algún daño a la empresa incurriendo en daños a terceros, en este caso, la póliza protege al asegurado ante reclamaciones a consecuencia de una acción deliberada con el fin de obtener beneficio u ocasionar daño.
  • Responsabilidad Civil incumplimiento RGPD. Protege contra reclamaciones por errores y omisiones profesionales relacionadas con la protección de datos, con el resultado de perjuicios causados a terceros.
  • Inhabilitación profesional. En el caso de que una sentencia judicial incapacite al asegurado para ejercer su profesión, esta cobertura garantiza una indemnización económica.

 

¿Cuáles son las ventajas de contratar un seguro de Responsabilidad Civil para empresas?

La principal ventaja de contratar un seguro de Responsabilidad Civil empresas es la protección patrimonial que supone para el asegurado, garantizando la tranquilidad, tanto de los gestores, profesionales y responsables de la actividad, como de los empleados.

Además, se trata de productos aseguradores flexibles, ya que, tras realizar un estudio de los riesgos a los que se enfrenta la empresa debido a su actividad, pueden contratarse distintas coberturas que se adapten a las necesidades de la misma.

En muchos casos, están cubiertas las reclamaciones recibidas durante la vigencia de la póliza, aunque el hecho haya ocurrido con anterioridad a su contratación.

 

Tipos de seguros de Responsabilidad Civil para empresas

Dependiendo de la actividad que desarrolle la empresa o el profesional asegurado, la póliza de seguros podrá variar sus coberturas, veamos algunos casos concretos sobre seguros de Responsabilidad Civil empresas en distintos sectores de actividad.

Responsabilidad Civil Industrias

Este tipo de pólizas darán cobertura las empresas o profesionales que necesiten protección en el caso de producir daños o perjuicios a terceros ejerciendo una actividad industrial.

En este caso, los daños cubiertos podrán ser los derivados de deficiencias cometidas en la fabricación de productos que puedan causar perjuicios a terceros, las provocados en espacios de trabajo o instalaciones arrendadas por el tomador de la póliza en el ejercicio de su actividad, los daños causados por empresas subcontratas por el tomador del seguro o los daños derivados del almacenaje de productos.

Estos son solo algunos ejemplos, ya que como decíamos anteriormente, cada póliza podrá adecuar sus coberturas a las necesidades de la actividad que desarrolle la empresa tomadora del seguro.

Responsabilidad Civil Construcción

El sector de la construcción es uno de los sectores profesionales en los que, por el tipo de actividad que desarrolla, la maquinaria y los materiales que se manejan y el número de profesionales que implica en distintas especialidades, más deben extremarse las precauciones. Asegurar los posibles daños a terceros en este caso, resulta ser esencial para garantizar la continuidad y el buen funcionamiento del negocio, ya que un posible accidente, además de suponer un agravio económico y personal, puede suponer un daño irreparable para la reputación de la compañía.

Una de las principales garantías en este tipo de seguros es la que viene definida en las coberturas referentes a Responsabilidad Civil de explotación, una garantía básica para este sector. En este sentido, estarán cubiertos los daños derivados de la subcontratas de empresas, el uso de vehículos y maquinaria, el trabajo con materiales peligrosos, los daños que puedan producirse en el inmueble o los daños de otros inmuebles o espacios colindantes a la obra.

Podrá ser objeto de este tipo de seguros la Responsabilidad Civil cruzada, es decir, la que se imputa al asegurado por daños que puedan ocurrir a personal contratado por las empresas subcontratas que trabajen en la obra asignada o que desarrollen trabajos específicos no cubiertos por el personal propio de la obra.

Tanto para el sector de la construcción, como para el sector industrial, las empresas o profesionales también deben tener en cuenta la Responsabilidad medioambiental, ya que algunas actividades profesionales pueden causar daño en el entorno natural debido a las emisiones de gases, contaminación accidental o vertidos que pueden derivarse de este tipo de industrias.

Para proteger los ecosistemas surgió la Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental que obliga a las empresas a poner en marcha las medidas de prevención, evitación y reparación de los daños medioambientales que puedan provocar, con el objetivo de devolver los recursos dañados, al estado en el que se encontraban. Por tanto, las empresas, organizaciones o profesionales cuyas actividades se encuentren enmarcadas dentro de esa ley, deberán garantizar la restitución del entorno.

Estas actividades están incluidas en el anexo III de la Ley, que se pueden consultar en https://www.wrberkley.es/productos/responsabilidad-medioambiental.

En todos los casos, esta responsabilidad se exige al titular de la actividad económica o profesional que ha ocasionado el daño, que será el sujeto jurídico que deberá asumir los costes de las medidas de prevención, evitación o reparación adoptadas. Se trata de una responsabilidad administrativa, es decir, la exige la administración pública y es independiente de la Responsabilidad Civil o Penal que pueda exigirse por el mismo hecho.

Responsabilidad Civil comercios y cultura

Las actividades relacionadas con el comercio, el ocio, los eventos culturales y asociativos, o las instalaciones deportivas, implican riesgos, no solo por el número de personas que congregan, sino también, debido a las actuaciones o modificaciones que pueden realizarse en espacios arrendados, o por el número de trabajadores de distintas áreas que reúnen.

Por tanto, una de las principales coberturas de este tipo de pólizas será la Responsabilidad Civil subsidiaria, que hará frente a daños a terceros ocasionados por subcontratas o trabajadores que trabajen para la empresa o profesional tomadores de la póliza.

La Responsabilidad Civil de explotación será también una de las garantías que debe contener este producto asegurador, ya que debe garantizarse la cobertura de daños a terceros derivados de la actividad que se vaya a asegurar.

Por último, es imprescindible contar con coberturas en cuanto a la Responsabilidad Civil patronal, es decir, debe cubrir los daños que se produzcan al personal que trabaja para la compañía cuya actividad ha sido asegurada.

Responsabilidad Civil privada e inmuebles

Existen, además, otro tipo de seguros de Responsabilidad Civil que no necesariamente tienen relación con la actividad profesional, como por ejemplo la Responsabilidad Civil privada, que tiene como objeto de seguro los daños que una persona particular o los miembros de su familia puedan ocasionar a terceros. Hablamos de daños como el que puede derivarse de la propiedad de una mascota o de un accidente casero, como, por ejemplo, la caída de una maceta desde un balcón.

Además de esta casuística, existen pólizas que se centran en la Responsabilidad Civil relacionada con bienes inmuebles. En este caso, estos seguros pueden ser especialmente útiles para los usuarios o para las personas que viven en régimen de usufructo, ya que podrán garantizar la cobertura de los daños que puedan producirse en el inmueble en el que viven.

MÁS INFORMACIÓN

Blog_RC en una empresa

Productos Recomentados

Responsabilidad Civil
R.C. General

Un equipo de expertos está a tu entera disposición para resolver todas las dudas que puedan surgirte.
recomendado

Te podría interesar...