¿POR QUÉ LAS EMPRESAS NECESITAN UN SEGURO DE CAUCIÓN?

Trabajar con la Administración Pública o con proyectos privados de importante envergadura, como los relacionados con la construcción, pueden exigir a la empresa que opta a ese tipo de contratos un aval o garantía financiera que asegure que todas las cláusulas del mismo se van a llevar a término. Este tipo de avales financieros pueden suponer la paralización de fondos y la penalización en el sistema de crédito, para evitar estos inconvenientes surgen los seguros de caución.

Podemos definir la póliza de caución, como una herramienta aseguradora que sirve como garantía de cumplimiento de una obligación o contrato por parte de la empresa que va a ejecutar el proyecto, frente a un tercero. A través de esta póliza el tomador de la misma, es decir, la empresa contratada, podrá hacer frente a las reclamaciones recibidas por el beneficiario de la misma, es decir, la empresa o entidad contratante, si así fuera necesario.

MÁS INFORMACIÓN

 

¿Cuándo se debe contratar un seguro de caución?

Algunos de los usos más frecuentes de las pólizas de caución tienen que ver con la licitación de contratos públicos o privados, ya sean de obra, suministros, servicio y consultoría o asistencia. Este tipo de contratos, al conllevar un riesgo de incumplimiento o ejecución deficiente, exigen garantías económicas especiales a las empresas que optan a realizar los proyectos propuestos en las licitaciones. Es entonces cuando una póliza de caución puede ser una herramienta útil.

Uno de los usos más frecuentes es el de garantizar la ejecución de los contratos públicos ganados a la Administración, ya que los entes públicos exigen la presentación de garantías para asegurarse de que la inversión de dinero público llega a buen término.

Otro de los casos en los que se aplica el seguro de caución es la contratación por parte de las empresas que solicitan autorización administrativa para la construcción y puesta en marcha de una instalación de energía renovable, ya que también necesitan contar con una garantía o seguro de caución que se conoce como garantía de conexión y que está recogida en el Real Decreto 1183/2020, de 29 de Diciembre. Esta legislación marca la necesidad de una garantía legal que asegure que el desarrollador o promotor del proyecto lo llevará a cabo de principio a fin, desde la tramitación de autorizaciones administrativas hasta la puesta en marcha del proyecto.

En tercer lugar, el seguro de caución también es útil como garantía aduanera, para agentes de aduanas, transitorios e importadores directos de mercancías. En este caso, los agentes mencionados deben ofrecer distintos tipos de garantías tales como el depósito aduanero, el levante de mercancías, el tráfico de perfeccionamiento o las importaciones temporales.

 

Las ventajas del seguro de caución frente a otras garantías financieras

El seguro de caución proporciona ciertas ventajas que otros productos financieros como el aval bancario no pueden ofrecer. Veamos cuáles son:

  • El seguro de caución no conlleva gastos de constitución, ni tampoco de cancelación, puesto que no es necesaria la presencia de un notario para firmar el contrato.
  • Una de las ventajas más destacables del seguro de caución es que no computa en CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España), por los que la capacidad crediticia de la empresa no se ve afectada. Por el contrario, el aval bancario sí computa en CIRBE, por lo que puede dificultar el acceso a un crédito a la vez que mantienen el aval.
  • En el caso de contratar un seguro de caución no es necesario inmovilizar fondos del contratante de la póliza, al contrario que el aval bancario, por lo que la empresa podrá hacer uso de ellos.

 

Las tipologías del seguro de caución

El seguro de caución ofrece tres coberturas o garantías básicas. La primera de ellas es la garantía de licitación, que consiste en mantener la oferta de licitación y en caso de adjudicación, de formalizar el contrato en plazo incluyendo la aportación de la garantía de ejecución.

La segunda de las garantías es la de ejecución, que corresponde al cumplimiento contractual en base al pliego de condiciones contenido en la licitación. En el caso de que no se cumplan las condiciones del contrato, la aseguradora avalará a la empresa contratada frente a la Administración.

Por último, el seguro de caución cuenta con la garantía de acopios, que consiste en asegurar que le adelanto económico de la Administración destinado a adquirir material o maquinaria para ejecutar el proyecto, se utiliza para tal fin.

MÁS INFORMACIÓN

08.06.2022_Imagen blog_Caución

Productos Recomentados

Caución

Un equipo de expertos está a tu entera disposición para resolver todas las dudas que puedan surgirte.
recomendado

Te podría interesar...