;
Una charla informal con Antonio Muñoz-Olaya.
  • 03-02-2020

Una charla informal con Antonio Muñoz-Olaya.

GRUPO TAT se constituye en 1985 para prestar un servicio integral de calidad. Para ello, cuenta con un equipo humano integrado por excelentes profesionales con dilatada experiencia y con una decidida apuesta por la tecnología más avanzada.

Antonio Muñoz-Olaya es el CEO de Grupo TAT, Correduría de Seguros y Asesoría de Empresa; y también es Presidente de Cojebro.

Durante esta informal charla con Berkley España, el Sr. Muñoz-Olaya nos presenta su empresa y su perspectiva del sector.

 

¿Cómo y cuándo nace Grupo TAT?

Como digo coloquialmente empleando términos bíblicos: Grupo TAT nace “de la nada”. Es decir, sin experiencia empresarial ni aseguradora. No es fruto de una sucesión generacional. Sin socios, sin recursos humanos ni financieros y sin relación alguna con el sector asegurador o actividad afín.

La semilla de TAT germina en 1985 trabajando desde casa, a mis veinticinco años, en una mesa-camilla.
Nuestro equipo humano podría dibujar la evolución de la correduría -y de la asesoría de empresas, actividad que también ejercemos- desde el primer momento, hasta nuestros días.

En 1989, cuatro personas nos mudamos a la oficina de 70 metros cuadrados que hoy seguimos ocupando y que, fruto de las sucesivas ampliaciones, alcanza los 500 metros cuadrados en la actualidad. La plantilla de ambas actividades ha aumentado hasta treinta y cinco personas.

 

¿Por qué apostó por el sector asegurador?

En realidad, no fue una apuesta propiamente dicha, de forma objetiva y deliberada, sino que nace de la necesidad, del autoempleo, gracias a la sugerencia de un familiar.

Hoy, después de 35 años, puedo afirmar, orgulloso y feliz, que el seguro, para mí, lo es todo.

 

¿Qué es lo que más valoras de este sector?

Por una parte, saber que aportamos soluciones a los riesgos que amenazan la sostenibilidad de la sociedad. En realidad, ayudamos a personas, familias o empresas para que puedan seguir manteniendo su estatus.

También, estar en permanente formación y aprendizaje multidisciplinar. Es decir, no siendo profesionales específicos de ninguna actividad, sí somos capaces de profundizar y enriquecernos culturalmente de múltiples y dispares profesiones, analizando la gestión de sus riesgos. Crecer aprendiendo continuamente es un lujo que nos ofrece este sector.

Evidentemente existen otras razones, pero hay una que no me resisto a dejar de mencionar, probablemente común a cualquier otro sector: el subidón que sigo sintiendo, igual que cuando empecé, al conseguir la aceptación de mi propuesta por parte del cliente… Es una satisfacción indescriptible que te deja una sonrisa tonta durante unos momentos mágicos. 

 

¿Cuáles son los principales factores de cambio del sector seguros en los próximos años, especialmente en el segmento de empresas?

Acometer el desarrollo de un plan estratégico cuyos dos principales focos sean implementar una constante transformación digital y un imprescindible aumento de la dimensión de la empresa. En particular, de la distribución. Ambos deben conseguir minimizar los efectos de la inminente irrupción de nuevos competidores más competitivos, tanto nacionales como extranjeros, tradicionales y disruptivos.

La simplificación y sencillez de nuevos productos para un cliente más formado y exigente, así como la inmediatez de respuesta a sus necesidades aseguradoras, también serán factores imprescindibles que deberemos incorporar.

Tampoco debemos olvidar los retos; y, a la vez, excelentes oportunidades, a los que el sector deberá dar respuesta: los nuevos riesgos inherentes a la robotización e inteligencia artificial, el cambio climático, la ciberdelincuencia, los conflictos geopolíticos, sociales y, entre otros, las mayores exigencias empresariales en cumplimiento normativo.

 

¿Cómo visualiza la mediación en el futuro?

Más profesional y más formada empresarialmente. Es el evidente avance que estos años ha experimentado desde la última crisis económica.

Más concentrada y con mayor dimensión. ¿Individualmente? sí, pero, especialmente, a través de fórmulas simbióticas, aprovechando las sinergias del grupo. 

Como decimos en Cojebro: ¡Juntos sumamos! ¡Juntos hacemos Camino!

 

¿Qué consejo daría a las nuevas generaciones que quieran dedicarse a la mediación de seguros?

Formación. Máxima tecnología aplicada a todos los procesos. Y la elección de un buen compañero de viaje. La soledad del “camino” y del líder son una realidad. La actitud es imprescindible y el esfuerzo no se negocia.

La mediación nunca ha sido fácil; pero ahora, para ésta y para cualquier actividad, hay que apretar más los dientes porque existe más competencia en el mercado y más exigencia de los clientes.

Eso sí, tenemos que hacer ver a las nuevas generaciones que, si están dispuestos a asumir el reto, descubrirán la actividad más maravillosa del mundo.

 

2 pinceladas de cómo eres fuera del ámbito laboral. Hobbies, gustos. 

¡Atleti, Atleti y Atleti!, jajajaja… viviéndolo apasionadamente con mi hijo. Después, hay otras aficiones: viajar, navegar, la música, el cine… compartiéndolas con mi familia y mis amigos.

 

¡Gracias, Antonio!

 

Más noticias

Inscríbete a nuestra newsletter

Su mensaje se ha enviado

 

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. De acuerdo | Más información