;
Berkley entrevista a Francisco Javier González Gerpe, Director General de Sáez de Montagut & Moreno Correduría de Seguros.
  • 00-00-0000

Berkley entrevista a Francisco Javier González Gerpe, Director General de Sáez de Montagut & Moreno Correduría de Seguros.

Francisco Javier González Gerpe es desde hace tres años el Director General de Sáez de Montagut & Moreno Correduría de Seguros.

En 1989 se incorporó a Zurich, iniciando así su carrera profesional en el sector asegurador. Según confiesa, "Zurich es una compañía que llevo en mi corazón"; lo cual es perfectamente comprensible tras dedicar 24 años a la aseguradora. Tras esa larga experiencia en la compañía helvética, ingresó en Aviva donde permaneció otros cuatro años.

En ambas aseguradoras ocupó puestos de dirección, lo cual le otorga máxima solvencia a la hora de compartir sus opiniones respecto al sector.

En febrero de 2017 decide desplazarse al ámbito de la mediación con el objetivo de rentabilizar su experiencia y conocimientos, asumiendo la dirección de Sáez de Montagut & Moreno Correduría de Seguros y liderando un excelente equipo de socios y profesionales.

Su experiencia tras estos tres años al frente de la correduría es excepcional tanto desde la perspectiva profesional como desde el punto de vista de la inversión realizada.

 

¿Por qué apostó por el sector asegurador?

Al principio, siendo muy joven, fue por casualidad. De hecho, como la mayor parte de los profesionales que trabajamos en este sector. En realidad, nadie en su infancia o adolescencia manifiesta una vocación de asegurador o de mediador de seguros.

Una vez integrado en la industria y con cada vez mayor experiencia, el sector me sedujo. Y, además, tengo un absoluto convencimiento de sus enormes posibilidades en general y del desarrollo del negocio a través de la correduría de seguros profesional, en particular.

 

¿Qué es lo mejor que has encontrado en este sector?

En general, me gustan todas las facetas del sector.

Es cierto que tanto mediadores como aseguradores somos muy autocríticos, pero creo que estamos en un sector excepcional. Tenemos el privilegio de trabajar en una de las actividades más hermosas tanto desde el punto de vista profesional como del humano. Lamentablemente, parece que no somos capaces de trasladarlo a la sociedad; y el ciudadano ajeno al sector no lo valora de esta forma. Pero, pocas actividades hay mejores que dedicarse a proteger la vida y el patrimonio de las personas y de las empresas.

Este sector, además de formarme personal y profesionalmente, me ha permitido construir grandes relaciones de amistad. En buena parte, soy el resultado de lo que muchas de esas personas me han enseñado y de la posibilidad que he tenido de trabajar con multitud de grandes profesionales.

 

¿Cuáles consideras que son los principales factores de cambio del sector en los próximos años, especialmente en el segmento de empresas?

Para mí, el principal factor de cambio lo provocará el incremento de la cultura y mentalidad aseguradora tanto en las empresas como en los particulares. 

Sé que es un tema eterno, pero estimo que este proceso es irreversible siendo España un país avanzado y viviendo en un mundo cada vez más globalizado. Creo que esto nos conducirá, especialmente en el ámbito empresarial, a un crecimiento exponencial del negocio asegurador en los próximos años. Teniendo en cuenta además la situación actual de aseguramiento con respecto a países similares al nuestro, creo que las posibilidades de crecimiento son enormes.

Otro factor fundamental de cambio en el sector es la tecnología y las herramientas que proporciona y que proporcionará. Estoy seguro que sus enormes ventajas nos permitan incrementar la cultura aseguradora de la sociedad y la prestación de mejores servicios a los clientes. 

Por el contrario, si la tecnología se utiliza para banalizar algo tan trascendente como un contrato de seguro, infravalorando el asesoramiento y situando la prima como el único factor determinante, haremos un flaco favor al sector; provocando una disminución de la rentabilidad y de la profesionalización.

La especialización, sobre todo en el negocio de empresas, será según mi criterio otro factor determinante en el futuro. Creo que entidades aseguradoras como Berkley son cada vez más necesarias. Equipos super-especialistas que tratan el negocio con la seriedad y la profesionalidad adecuada para fidelizar a los clientes y mantenerlos informados y con sus necesidades aseguradoras cubiertas. Estoy convencido de que este tipo de aseguradoras serán las principales beneficiadas a medio y largo plazo.

Focalizándonos en la mediación aseguradora, creo que en los próximos cinco o diez años se producirá una racionalización clara en el número de mediadores en España. Ya la provocó la Ley de Mediación del 2006, y no tengo dudas que las crecientes exigencias legales y de una aun mayor profesionalización, dará una nueva vuelta de tuerca en este proceso de racionalización. 

 

¿Cómo visualizas la mediación en el futuro? ¿Crees que el COVID19 provocará un cambio radical en la manera de mediar seguros?

No lo creo. Sé que es muy arriesgado afirmar esto y, desde luego, no es el mejor momento para decirlo. Sobre todo, por las muchas incógnitas que rodean a todo este asunto. Pero, no lo creo. 

En lo fundamental, creo que el mediador profesional del futuro se va a parecer mucho al mediador profesional actual. No olvidemos que la labor principal de un mediador profesional es asesorar al más alto nivel y prestar un servicio de calidad a los clientes desde la proximidad y la empatía. 

Cuestiones como el teletrabajo (que ya era un asunto en auge), el necesario aumento de herramientas tecnológicas para determinadas gestiones con los clientes (que tampoco se cuestionaba antes de esta situación) u otras, se asentarán cuando volvamos a la normalidad. Tendrán el impacto natural que hubieran tenido de igual forma.

 

¿Qué consejos darías a las nuevas generaciones que quieran dedicarse a la mediación de seguros?

Que estén dispuestos a trabajar mucho. Nada se consigue sin trabajo. Honestidad y lealtad con las personas del equipo, con clientes, con las aseguradoras, etc., como normas de actuación irrenunciable en su actividad. No podemos evitar equivocarnos muchas veces en la vida, pero que nunca sea por falta de honestidad y lealtad.

En el caso de aquellos cuya responsabilidad sea dirigir personas, les trasladaría que tengan la seguridad y la humildad suficiente para ser consciente de que uno, por sí mismo, no es nada. La empresa es el resultado del desempeño de dicho equipo. Es vital cuidar de las personas y acertar, rodeándose de los y de las mejores.

Por último, pero no menos importante, que tengan el convencimiento de que en esta profesión, la formación continua tanto aseguradora como empresarial es imprescindible por muchos años que se tenga de experiencia.

 

Dos pinceladas de cómo eres fuera del ámbito laboral. Hobbies, gustos. ¿Qué tal llevas el confinamiento?

Bastante convencional, como en todo. 

Mi mayor entretenimiento es estar con mi esposa y con mis hijas, con mis padres, mis amigos… y mi perro, que también me tiene bastante ocupado. 

Como es obvio para el que me vea, me gusta comer bien y disfruto mucho de una buena comida o cena con amigos. Cuando puedo, me voy una semana al Noroeste de España, que me parece un paraíso en la tierra.

El confinamiento, creo que lo llevo bien. Con un grado razonable de optimismo, trabajando mucho con todo el equipo, ayudando a nuestros clientes en todo lo que somos capaces y preparándonos SDMM para poner en práctica cuestiones que alivien las posibles consecuencias de toda esta situación.

 

Más noticias

Inscríbete a nuestra newsletter

Su mensaje se ha enviado

 

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. De acuerdo | Más información